Páginas

17.11.11

Promoción de relatos interactivos

Durante muchos años se ha discutido sobre cuál es la forma de promocionar la ficción interactiva. Se ha hablado de concursos con mayor o menor visibilidad. Se ha hablado de que los autores tienen que tener más ego y querer a sus obras sobre todas las cosas. Se ha hablado de que todo el mundo bombardee entornos 'hermanos' con ejemplos de cosas de las que se han hecho, desde foro de rol hasta fanfic, pasando por inundar las comunidades de retro-lo-que-sea. Se ha dicho que para lograr algún éxito es imprescindible tener dibujos o animaciones, o música, o efectos sonoros o esto o aquello. Se ha dicho que era imprescindible una buena FAQ, unos buenos comentarios de aventuras, una lista clara de los relatos que son realmente bueno y los que no (finalmente se ha hecho una lista de las 'mejores' que podéis ver en el CAAD y que como yo imaginaba se mueve muy poco... y que se moverá aún menos en el futuro, ya veréis, las listas de TOP petrifican las tendencias, ya lo hicieron en los tiempos de fancines de papel y no ha cambiado la razón, por la que sucede).

Mi sensación es que queramos o no reconocerlo el tiempo de fama de todo esto ha pasado hace mucho, y que hay que hacerlo sólo porque a uno le apetece y nada más. Céntrate en contar lo que quieres contar y olvídate de que va a haber interlectores, jugadores o como quieras llamarlos. Escríbe/programa para tí, porque es tu historia y nada más. Pero si realmente quieres promocionar tu obra al final, ¿qué puedes hacer?

Para empezar creo que lo más importante es la calidad de la obra en sí. Antes de pensar en colgarla en tal o cuál lugar, asegúrate de que no está pobremente terminada. Por cada relato interatcivo publicado de forma apresurada hemos perdido unos cuantos interlectores que han salido corriendo asqueados. ¿Cómo verificar si está bien terminada? Testers, obviamente. Pero yo no buscaría cualquier tester. Búscate unos cuantos viejos gurús, gente que haya ganado antiguas competiciones y pídeles que prueben tu obra. Luego coge todas sus críticas que serán muchas e ignora casi todas, destila el mensaje principal de queja de entre ellas y haz revisiones en el relato.

¿Y cuándo la obra esté bien? ¿Le pongo colores? ¿Gráficos? ¿Sonidos? Mi respuesta a eso es 'depende'. Si tu obra pide ilustraciones, pónselas, si no los pide hay otras cosas mejores que puedes hacer para promocionarla:
  1. Lo primero es ponerla a disposición en la red. Nada existe ahora si no está en la red. ¿Dónde ponerla? Una opción obvia es subirla a la portada del CAAD, lo que provocará una ficha y que entre en el sistema de votación del TOP; probalmente obtendrá algún comentario en el foro (no esperes demasiados). Todo eso es perfecto, pero un poco despersonalizado. Yo veo más interesante las 'web de obra', como por ejemplo esta o sobre todo esta. La web de Blue Lacuna, me parece un ejemplo perfecto de una web para un relato interactivo, un ejemplo a seguir. Mucha gente sube ahora sus contenidos digitales a sus propios repositorios de datos (yo uso google-sites, pero casi todo el mundo usa como primera opción el dropbox público), si haces eso lo mínimo que tienes que hacer es añadir unos enlaces a tus contenidos en cualquier página que tengas (como en el caso del blog de Incanus), la que sea, tu blog, tu FB, etc... pero no te limites a poner la obra en el repositorio de daltos, ¡enlázala! En todo esto de crear una página web para tu aventura Inform 7 te puede ayudar ya que 'por si mismo' puede generar páginas como esta, lo que no está mal ya.
  2. Vale, ya tienes la obra subida a alguna parte y mínimamente enlazada. ¿Y ahora qué? ¿Me pongo a hacer un teaser en You Tube? No, no, aún te quedan muchas otras cosas que hacer. Tu obra necesita fichas. Las del TOP del CAAD están bien, pero no son la única referencia, crea fichas al menos para estos sitios: wikicaad, ifwiki y ifdb. Ahora sí que tu obra tiene algo de visibilidad seria.
  3. "Entonces, ya me pongo con los gráficos y eso", pensarás. Para, para. ¿Tu obra viene con un buen manual? En La Comp Más Monstruosa, intenté favorecer esta clase de promoción. Bájate los relatos participantes, especialmente el que ganó en ese aspecto de documentación, y observa qué manuales más cuidados. Añade esta clase de material a tu relato y ganará sin demasiado esfuerzo muchos puntos.
  4. "Estupendo ahora los sonidos". No, aún no. ¿Qué pasa con la experiencia del jugador novato? ¿Has pensado en ellos? ¿Has incluído ayuda en la propia obra? Si no lo has hecho, ya estás tardando. Casi todas las obras actuales traen ayuda en línea, observa cómo lo ha hecho Incanus en casi todas sus obras, o puedes ver si no El Último Jedi, que tiene un sistema similar. Que no te asuste el reto de programar todo eso de las ayudas, todos los sistemas de autoría serios actuales tienen librerías para lidiar con ello y al final es sólo escribir unas cuantas líneas de texto. Y ya puestos búscate a alguien de tu entorno que no sepa nada en absoluto de relatos interactivos y ponle delante de tu obra. Apunta sus reacciones. Probablemente encontrarás que tu obra no está tan limada como pensabas.
  5. "Vale, ya está todo lo anterior, ahora a por la multimedia". Si quieres... personalmente me sigue pareciendo lo de menos.

16.11.11

Muerte de sueños

Ultimamente estoy triste por muchas razones, incluyendo que creo que en el futuro mi trabajo parece que se va a encaminar hacia temas que claramente no me interesan, pero no me parece que haya nada más triste que la Muerte de Europa, así con mayúsculas las dos palabras.

Recuerdo que cuando era un adolescente de instituto allá en Cádiz, había muchas cosas que no tenía demasiado claras, pero tenía muy claro que quería ser 'europeo'. Recuerdo que acababa de 'entender' la cuántica, y decidido que sólo la interpretación de los múltiples mundos/múltiples mentes tenía sentido. Recuerdo que ya era ateo pero que estaba refinando aún mis razones para serlo -aún no tenía fe en la no existencia de dios, como tengo ahora. Recuerdo que era básicamente comunista, porque aún tenía esperanza en los estados centralizados y racionalizados, no como ahora que soy básicamente anarcocolectivista. Pero sobre todo recuerdo tener pequeñas banderitas de la unión (que en aquel entonces era la CEE), porque esa bandera azul con estrellas amarillas me llenaba de esperanza ante el futuro. Nunca me sentí egpañol -quién iba a decir que iba a soportar pasar en Madriz más de 20 años-, sino europeo, andalú y especialmente gaditano. Y también recuerdo mi abierto antiamericanismo, esos mamones que tenían la jodida base ahí mismo para que fuésemos los primeros en morir cuando llegase la guerra nuclear (sí, lo de la guerra nuclear como algo seguro era una de las cosas que tenía claro en mi infancia), un abierto antiamericanismo que nunca me ha abandonado y que no ha hecho más que crecer con los años.

La caída de los bloques en su momento me dejó algo sorprendido, y la declaración del fin de la historia sobre todo me dejó desesperanzado, pero al menos entonces el Este parecía que se abría hacia Europa. De nuevo la bandera azul con estrellas me traía la esperanza, tal vez una esperanza en forma de una Europa de las regiones, mucho más racional que una Europa de los estados -organizados al rededor de las dinastías reales herederas de los señores de la guerra bárbaros que destruyeron el Imperio Romano.

Pero ya veis. Tras los fracasos de dotarnos de una auténtica Constitución común, ahora este crack de principios del s.XXI, en lugar de alentar una revisión del sistema económico como se apuntó al principio, ha devenido en la destrucción del sueño democrático de una europa en común liderada por los ciudadanos, sometido al férreo collar de la ortodoxia economica, y no parece ya remota la posibilidad del retroceso completo de los escasos avances de unión.

Desde luego envejecer es ir viendo la muerte de los sueños.