Páginas

30.10.12

Ecos contaminantes...

Rescato un viejo relato de hace diez años en consonancia con mi estado de ánimo actual:

 Cuaderno de Forro Verde:
El Maestro Egroot Lodt'No había alcanzado el supremo conocimiento en el arte de la magia. Ninguno antes que él había llegado si quiera a vislumbrar lo que él comprendía a la perfección. Desde muy temprana edad sus padres, los ricos hacendados dueños de la totalidad de la ciudad pesquera de Lodt habían entendido que su pequeño y rollizo Egroot estaba destinado a grandes cosas, siempre que estas se hiciesen sentado y lejos de trabajos pesados. Así que lo enviaron a la mejor de las mejores escuelas de magos, al Liceo Místico de las Sombras del Entendimiento en Ciudad Lunar. Muy lejos de casa.

Egroot Lodt'No descató rápidamente entre sus compañeros. En sólo un mes logró transformar una rana en un rumor venenoso, y cuando todos sus otros compañeros aún estaban intentando desentrañar el misterio del número uno, que siendo número es indivisible en partes, el ya lograba transformar de pensamiento y palabra una cinta de Moëbius en una cinta para el pelo; con lo que las labores inabordables para otros, casi infinitas, él podía resolverlas con un poco de tela y un par de apaños de peluquería.

En los últimos cursos fue tomado por la tutela del más herméticos de todos los maestros del Liceo de las Sombras del Entendimiento, cuya materia era tan extraordinaria, tan fuera de lo común que la mayor parte de los alumnos no sabía ni como abrir el libro de texto, no siendo pocos de ellos incapaces siquiera de encontrarlo sin que un alumno de curso superior se lo estuviese señalando todo el tiempo con el dedo.

De esta forma Egroot se embarcó en las más proceslosas aventuras intelectuales. Descubrió el punto exacto del día en el que hoy pasa a ser mañana, lo que le permitió hacerle a cada día un par de dobladillos en los que podía dormir un poco más y bien a gusto. Encontró el punto débil de cada cosa, incluyendo las horas más pesadas de cada día, lo que permitía golpearlas fuerte, con decisión y pasar directamente a cosas más entretenidas. Encontró el lugar donde iban a parar todas las puntas de los lápices cuando desaparecían, lo que permitió fabricar una poción de poder afilador extraordinario; que aplicada a su propia lengua lo transformaba en un orador mordaz e invencible. Y de esta forma, mediante su habilidad natural, acabó con gran cantidad de misterios, como a dónde van a parar todos los besos soñados, o como puede destilarse la fuerza de la flaqueza. 
Todo lo que inventaba o descubría lo iba apuntando cuidadosamente en su primer cuaderno, un cuaderno forrado de verde, que a fuerza de ser reescrito una y otra vez con tintas de diversos colores debía ser leído con gafas de filtros de colores.

Cuando rondaba los cuarenta años de edad disfrutaba de gran prestigio en todo el Imperio y su cuaderno estaba ya tan repleto que Egroot se veía forzado a escribir con colores realmente raros, como el color del miedo o de la felicidad. Así que se detuvo a reflexionar sobre su vida y decidió que tan sólo le quedaba legar al mundo una familia, en tanto en cuanto aún no había encontrado el secreto de la inmortalidad, o al menos un secreto que no implicase transformarse en un texto escrito en piedra. Pero para ello necesitaba una mujer, así que se puso manos al trabajo. 
Sus primeros intentos, con la patricia Mra de la familia IaeIim'Bnz, fueron simplemente desastrosos, consiguiendo tan sólo dañarse a sí mismo y menoscabar considerablemente su reputación. Así que se documentó un poco con el tema, y aún encontrándolo fascinante no parecíale en absoluto complejo.

Lo intentó entonces con la hechicera Cit'Ndz R-Siai, que parecía apropiada para sus propósitos y no pronto hubo empezado con lo que había aprendido, descubrió que se equivocaba de cabo a rabo.

Costernado por tanto fracaso se retiró a su más apreciado rincón de pensar, que se encontraba dentro de una caja hecha con lo que queda tras arrancar todas las hojas de un libro y quemar el lomo y las pastas, y allí permaneció durante quince años estudiando el problemas.

Tomó plantas primero y depuró sus amoríos, extrayendo una dulce esencia que tuvo mucho éxito pues al tomarla disuelta en café o té, daba un aspecto primaveral.

Tomó luego animales y suprimió en ellos todos los defectos e imperfecciones, de lo que salieron nuestros unicornios, pegasos, así como gran variedad de hadas y duendes de nuestros campos.

Finalmente se tomó a si mismo y se aplicó un poderoso y estudiado hechizo que eliminaría de él todo aquello que lo perjudicase para encontrar el Amor.

Fue un éxito rotundo; al menos nos queda su cuaderno de forro verde. 

27.10.12

Sorpresa!

Creo que no tengo que explicar esta imagen capturada en Skyrim para los del mundillo:


Si queréis encontrarlo, yo lo he encontrado aquí (no sé si es por el Heathfire):


14.10.12

Mitos y leyendas... de las élites

Estaba viendo -por inercia sobre todo- en la 2 unos documentales llamados 'Mitos y leyendas'. A parte del muy desagradable (para mí) concepto griego del destino, ese administrado por las Moiras e inevitable -un concepto que básicamente implica que tus vida está predeterminada por los dioses, y en definitiva que debes aceptar que estás supeditado a dios- lo que me ha quedado claro -de pronto, no porque no conociese los mitos de antes- es que todos esos mitos griegos padres de occidente son mitos sobre élites, personajes individuales que se sitúan por encima del resto de los mortales.

A parte de luchar contra la tontería de idea del destino -me gustan más los mitos en los que el agente se rebela contra su papel, como Lilith o directamente lucha contra los dioses y los vence o casi los vence- parece evidente que los mitos griegos son demasiado personalistas y demasiado favorecedores de las élites. Habría que escribir buenos relatos de fantasía en donde queden claros la irrelevancia de las personalidades destacadas -no ya que existan algunas corruptas, lo que ya se ha tratado y no deja de ser otro mito de las élites, la del rey bueno que acaba por regresar- y la importancia real de la masa, de la gente, de los mortales simples y llanos.

Ya he escrito algunas reintepretaciones de pasajes bíblicos por puro divertimento como relatos cortos, tendré que pensar en crear una colección de relatos en donde se muestre cómo las personalidades no son nada sin los seguidores que las sustentan.