Páginas

27.12.12

Evitad los secretos

Este año he tenido cuatro fracasos sentimentales, el último de los cuales es bastante reciente y en el que me he sentido especialmente ridículo, ya que en esta ocasión estaba no sólo convencido sino feliz porque pensaba que todo iba perfectamente, que era, por fin, la realización de mis deseos de pareja y estabilidad emocional. Así que andaba tras mi 42 cumpleaños en mi periódica crisis de 'ninguna mujer me quiere ni me querrá jamás', cuando tropecé con una amiga que me dijo primero que lo intentaba demasiado y que había un libro que le gustaba especialmente y que me convendría leer: The Secret.

Tras leer la reseña de la wikipedia le dije que si era un libro de pensamiento positivo y demás, que no era para mí, que detesto esa clase de rollos, a lo que ella me respondió que no sólo me estaba cerrando demasiado a nuevas ideas sino que me comportaba de manera arrogante y despreciativa hacia las creencias de los demás. Tras lo cual no enzarzamos en una discusión sobre porqué y cómo de ello. Finalmente como es una persona importante para mí le prometí que leería el libro. Me lo conseguí -en inglés- y ya lo he leído -no sólo es que lea rápido, es que el libro es muy muy fácil y muy repetitivo.

La verdad es que me esperaba un libro sobre pensamiento positivo -lo que ya me parece problemático, luego entro en ello- pero lo que me he encontrado es peor, mucho peor. De hecho, el libro me parece no malo o absurdo, sino maligno, debería estar prohibido para menores de edad y su autora, Rhonda Byrne, debería ser detenida por promover actitudes peligrosas para la salud de las personas y su economía, o si no, al menos, ser internada en una institución mental. Así que a riesgo de que la persona que me recomendó el libro confirme su opinión sobre mi de carencia de tacto y falta de apertura mental, o incluso que deje de hablarme en el futuro, me veo en la obligación de escribir este artículo.

Hagamos primero un rápido repaso a mi rechazo a la moda del 'pensamiento positivo' antes de entrar en el libro en sí. Evitar los pensamientos derrotistas y sobre todo no ceder al miedo me parece algo tremendamente útil, especialmente lo segundo. Siempre hay que intentar buscar soluciones a los problemas en lugar de quejarnos simplemente de que los tenemos y desde luego hay que intentar expulsar el miedo de nuestras vidas y quedarnos exclusivamente con la prudencia racional, el sentido común. El miedo es paralizante, la prudencia nos mantiene alerta. Mi problema con el 'pensamiento positivo' es que se presenta como la única posibilidad, y sus profetas rechazan cualquier cesión a los pensamientos negativos, al dolor, a la pena, incluso al duelo. En una suerte de extremo conductista los profetas del pensamiento positivo niegan la importancia de la catarsis, la necesidad del dolor para el crecimiento y el cambio. En cuanto te sientas mal, los profetas del pensamientos positivos te piden que pongas música que te guste, rememores momentos del pasado felices, etc, etc... en definitiva, que niegues el dolor, lo que para mí es una forma cobarde de evitar enfrentarte a él y en definitiva una manera de negar los problemas. Y ese es el error para mí del pensamiento positivo a ultranza, negar los problemas te sustrae de encontrar soluciones a los mismos. El libro profundiza aún más en este problema justificando mediante una ley completamente mística la necesidad del pensamiento positivo y su gobierno universal necesario en nuestro comportamiento y pensamiento.

El libro sólo contiene una idea, siendo las 200 páginas del mismo una reiteración de la misma una y otra vez, en diversos aspectos y aplicaciones concretas. La idea es denominada la ley de la atracción o ley del amor y se expresa así -wikipedia:

The law of attraction is the name given to the belief that "like attracts like" and that by focusing on positive or negative thoughts, one can bring about positive or negative results.
La ley básicamente dice, no sólo que hay que tener pensamientos positivos sino que si se tienen, y se tienen los adecuados estos pensamientos se transforman en hechos reales, por sí mismos. Los ejemplos a lo largo del libro son devastadores, terribles por su efecto pernicioso sobre el que pueda creer lo que este libro dice. Veamos algunos de los disparates peligrosos que dice el libro:


  1. Se dice claramente que cualquier cosa que se desee, sin límite, se puede obtener si se visualiza correctamente. Esto lleva a la falsa idea de que podemos alcanzar cualquier objetivo, por irreal o improbable que este sea. Es más, no se incluye en el libro ninguna limitación moral en absoluto a lo que se puede desear y conseguir. En uno de los ejemplos un productor de cine le dice a uno de los maestros que quiere tener tres citas a la semana con diversas mujeres y éste le anima a pintar sus deseos lujuriosos sin que en el libro se haga ni una mínima crítica a tal deseo. De hecho se indica claramente que el Universo nos otorgará cualquier cosa que deseemos con suficiente claridad e intensidad, imagino que si un violador que sea especialmente cruel con sus víctimas usa 'el secreto' para  visualizar su tipo de presa favorita, el Universo le servirá en bandeja las mismas noche tras noche.
  2. Se promueve el rechazo a la preocupación por las deudas, llegando incluso a ponerse como ejemplo una práctica consistente en imaginar que las facturas que llegan son cheques, para atraer dinero. Esto evidentemente lleva a despreocuparse por las financia propias descartando la posibilidad de que alguien se esté encaminando hacia la bancarrota que lo transforme endeudado de por vida.
  3. Se promueve el consumismo, ya que se alienta a los lectores a pensar que cualquier cosa que deseen puede ser suyo y en montones de puntos se ilustra como positivo el deseo de tener un cochazo o una casa inmensa, o simplemente muchos miles de dólares. Incluso se muestra como ejemplo positivo el caso de alguien que intenta y consigue cien mil dólares en un año simplemente mediante la venta de un libro de autoayuda.
  4. Se niega el espíritu crítico ya que se proclama que lo importante es la visualización y la fe en que cualquier cosa que se desea y se considere 'hecha' será obtenido y se insiste en que no debe preocuparse el lector en el cómo tal milagro va a ocurrir, ya que tal preocupación es un pensamiento negativo que bloquea que el Universo haga su trabajo. Es terrorífico para mí que alguien niegue la importancia de descubrir cómo las cosas pasan, ya que si su filosofía se hace popular se estaría insuflando en la sociedad el rechazo a la indagación científica y al desarrollo de la ingeniería, disciplinas que tienen que ver con el cómo pasan las cosas y que son fundamentales para el desarrollo económico y social que nos ha llevado hasta el actual estado de la civilización -que por mucho que se niegue es la mejor de las situaciones de nuestra especia hasta ahora.
  5. Se promueve el despilfarro y la actitud anti-ecológica, ya que insistentemente se indica que el Universo es infinito, pleno y nuestra capacidad de creación ilimitada, que pensar en que existen límites o competición por recursos bloquea nuestra capacidad para obtener lo que deseamos. De hecho incluso se sugiere un caso en el que la localización de petróleo dependió de su visualización en las mentes del equipo prospector, es decir, se sugiere que el petróleo surgió de la nada. Si nos dejamos llevar por esta perniciosa idea preocuparse por el cambio climático o intentar economizar energía sería un disparate. Esta terrible propuesta nos llevaría de cabeza al desastre ecológico en pocos años.
  6. Se promueve el egocentrismo y el individualismo, ya que no sólo afirma que el primer paso para encontrar el amor es amarse a uno mismo, sino que dice explícitamente que 'sacrificarse' por los demás, como haría alguien volcado en los demás por completo, es algo negativo y que el concepto en sí de sacrificio tan sólo atrae más sacrificio.
  7. Se rechaza el valor del esfuerzo, ya que se insiste una y otra vez en que cuando las cosas van bien, en la dirección correcta todo es disfrute y nada dificultad, de hecho se pone como ejemplo la hierba que crece 'sin esfuerzo', lo que de por sí es un disparate, quitadle el agua y la luz a la hierbas y veréis cuánto crece.
  8. Se dice que para perder el peso tan sólo hay que autoconvencerse de que la comida no te va a engordar, que eres una de esas personas que 'por mucho que comen nunca engordan'. Poniendo en riesgo la salud del que crea estas patrañas.
  9. Incluso se llega a decir que si uno se ama a sí mismo, se considera a sí mismo perfecto viviendo en un cuerpo perfecto no puede enfermar y que con suficiente confianza sanará de cualquier enfermedad incurable. Dar confianza a los enfermos siempre es bueno, el efecto placebo es conocido que funciona, pero hacer creer que sólo con el poder de la mente la enfermedad se aparta de nosotros sin más, o enseñar que nuestro sistema inmunológico y regenerativo lo puede todo puede poner en riesgo la salud de las personas, especialmente en un país como Estados Unidos en el que una atención sanitaria adecuada puede costar más dinero del que tiene la gente normal.
  10. Incluso es antropocéntrico, ya que la capacidad de obtener cualquier cosa que se indica en el libro que tienen los humanos es negada para los animales, en virtud de que los humanos están dotados de un álito o capacidad especial. Imagino que el alma.
Creo que los disparates que acabo de enumerar ya de por sí hacen muy poco recomendable esta lectura y confirman mi afirmación de que debería estar prohibida para menores de edad, pero analicemos el proceso que describen para obtener cualquier cosa que se desee. Dicho proceso incluye tres pasos:
  1. Pedir: este paso es razonable, tener claro lo que se desea.
  2. Confiar: aquí la cosa se disparata ya que bastaría con creer que lo pedido ya ha sido concedido para que caiga entre tus brazos.
  3. Recibir con gratitud: aceptar lo que se ha pedido tal y como llegue y dando gracias al Universo por habérnoslo concedido.
Véase que en ningún momento se ha hecho ningún esfuerzo para conseguir algo. Yo voy a daros mi propia visión de lo necesario para la consecución de algo:
  1. Primero es cierto que es imprescindible saber qué es lo que realmente se desea para poder lograr cualquier cosa. La introspección y la claridad de los deseos es imprescindible, pero la verdad, no recomendaría 'The Secret' para alcanzar esta verdad, hay montones de libros que redundan en esta idea, incluso juveniles como La Historia Interminable, que son mucho mejores y entretenidos.
  2. Segundo es necesario esfuerzo, luego esfuerzo y finalmente muchísimo más esfuerzo. Sin trabajo, compromiso y constancia nada se consigue.
  3. Finalmente es imprescindible tener Suerte. Aunque tengamos la disposición adecuada, las ideas claras y seamos capaces de recorrer el camino mediante constancia y esfuerzo, si no nos encontramos con las circunstancias adecuadas en el momento adecuado fracasaremos.
Personalmente opino además que el tercer componente acaba siendo fundamental en todos los éxitos grandes, es por eso que el que tiene éxito, especialmente el que tiene éxito económico, debe compartir su suerte con los demás y no creer que ha sido sólo su esfuerzo y su talento y nada más, el motivo de su éxito. Pero este tema merece un artículo o una serie de artículos independientes.

A nivel personal casi considero un insulto lo que se sugiere en el libro, ya que hace recaer todos los fracasos de nuestras vidas en nuestros propios hombros independientemente de las circunstancias. Pero veamos algunos ejemplos personales que demuestran las falacias de este libro.

Cómo, imagino, casi todos los hombres he intentado emparejarme infinidad de veces, pero he estado muy enamorado un pequeño puñado de veces. La primera vez, en la universidad, no sólo estaba completamente loco por ella, sino que estaba completamente convencido de que era mi pareja destinada, la persona con la que tendría hijos y viviría hasta envejecer. Me imaginaba mi vida a su lado, los hijos que tendríamos, dónde viviríamos, en definitiva todo lo que el libro dice que hay que hacer. Incluso estaba convencido de que tendría éxito, es más, ella aún ahora, veinte años más tarde resurge de tanto en tanto en mi pensamiento como lo que quiero que sea mi vida. ¿Me concedió el Universo vivir con esa mujer? No. De hecho me lo ha denegado varias veces a lo largo de los años. 

Desde el bachillerato he ido engordando. Durante años me he sentido bien conmigo mismo, no he visto que engordar fuese un problema, ni sentía para nada que la comida me estuviese haciendo ninguna clase de daño. ¿Es eso lo que ha pasado en realidad? Ni remotamente. Cuando los médicos han puesto la vista y los análisis reales sobre mí me han dejado claro lo mucho que me ha perjudicado comer sin control, incluyendo brotes de hipertensión peligrosa. 

Desde que era un crío he tenido claro que sería investigador, científico, matemático o ingeniero. Visualizaba en mi futuro los grandes descubrimientos que haría y cómo éstos inscribirían mi nombre en la Historia. Tengo una poderosa imaginación así que podéis creer que todo eso lo imaginaba con gran cantidad de detalles y durante muchos años tras la carrera me comporté como si tal cosa fuese realmente a pasar. ¿Soy un famoso científico o he hecho alguna aportación significativa y brillante a la técnica? No. El Universo tan complaciente en el libro se ha reído de mí en ese aspecto.

Cuando me di cuenta que no sería inscrito en la Historia por esa vía y empecé a sospechar que tal vez ni podría formar una familia, pensé en desarrollar mi otra pasión, la escritura. Me volqué en escribir cuentos, y cuando vi que no estaban nada mal, decidí hacer novelas cortas y presentarlas a concursos o a editoriales. En dos de los casos estuve completamente convencido de que las mismas eran muy buenas y que serían premiadas o publicadas. De nuevo mi imaginación me hizo emocionarme y visualizar tal éxito. ¿Me lo concedió el 'genio-universo' del libro? No, ni remotamente.

Eso es lo que pasa, el Universo pasa de nosotros completamente. No es que sea malo o cruel, es que nuestros deseos y nuestras mentes son irrelevantes en el gran esquema de las cosas.

Pero el libro no sólo es peligroso para la gente y la sociedad por sus propuestas concretas, no sólo es falso según mi experiencia vital, es que a nivel filosófico es absurdo y muchas de las referencias que contienen están directamente equivocadas. Para empezar las referencias a la física cuántica son una burda interpretación fantasiosa de la Interpretación de Copenhage que ya critiqué en el artículo anterior, las referencias a lo ilusorio del 'tiempo' según Einstein es completamente equivocado, porque la relatividad no implica para nada que el tiempo sea subjetivo o ilusorio. Einstein se debió revolver en su tumba cuando la autora escribió ese párrafo. La filosofía implícita en el libro es la idea de que todos somos dioses, con poder creador ilimitado y que el universo está a nuestro servicio. 

:)


La idea es tan absurda que casi ni merece comentario, pero se puede hacer referencia en tono jocoso a lo que ocurre en la película 'Como Dios', cuando Carrey decide -por cansancio- decir a todas la peticiones que le llegan como oraciones, que sí, que todas concedidas el mundo se vuelve caótico y destructivo.




Pero la idea es antigua y la he visto presentar en innumerables ocasiones, desde conversaciones filosóficas de instituto sobre la naturaleza de la existencia, hasta libro e incluso algunos juegos de rol, como Mage -en el que los magos conforman la realidad convenciendo a la gente de cuáles son las reglas de funcionamiento del universo- o Kult -en la que los humanos, dioses, cansados del caos que sus poderes y deseos generan crean un demiurgo que les crea una ilusión de mundo en el que vivir con cierto orden.

Pero la mejor referencia cinematográfica a la absurdidad de la idea de que seamos todos y cada uno dioses es El Planeta Prohibido, un ultra clásico de la ciencia ficción en el que se muestra como una civilización alienígena que llegó al estado de poder crear cualquier cosa con la mente se autodestruyó en una sola noche de malos sueños y pesadillas.



No, no somos dioses, y es una suerte que no sea así. Si fuese así nos autodestruiríamos como los aliens de la vieja película.

En resumidas cuentas las ideas de este libro son absurdas y peligrosas ya que promueven actitudes despreocupadas, descuidadas y se evita el esfuerzo y el compromiso. Por todo ello os recomiendo no creer en estas tonterías. Evitad el miedo que es paralizante, pensad en las soluciones de los problemas, pero aceptad que estos existen y que no se van a resolver solos, aceptad el dolor que es parte del crecimiento, incluyendo el intenso de la pena o el duelo, la catarsis de transformación, no neguéis que lo que os hace daño os hace daño, tened siempre claro en vuestra mente qué es lo que realmente deseáis y esforzaos, esforzaos mucho, pues es la única vía posible al éxito.

6.12.12

El asesino de gatos

Aún recuerdo cuando en primero de primero de bachillerato descubrí que en la biblioteca tenían otra copia del libro de Lecturas de física de Feynman -llevaba un tiempo leyendo la que había en el colegio. Para mí representó toda una alegría y me tiré de cabeza a releer la sección de probabilidad. Pero lo que venía después, era... bueno, aburrido, por conocido, así que en esta ocasión me fui de cabeza a la parte de física cuántica. Lo que allí me encontré, casi nada más empezar, me desconcertó hasta el punto de significar una crisis de creencias para mí. Todo parecía estar mal.

Me costó un tiempo considerable llegar a conciliarme primero y luego amar a la física cuántica. Lo que en aquellos libros se mostraba era una versión algo distanciada de la interpretación de Bhor, de la llamada Interpretación de Copenhage, pero sobre todo me preocupaba la deducción inmediata, la del desagradable húngaro Von Neumann, la de que los observadores tenían algo diferente. Aquello simplemente no podía ser, mi ateísmo aún en fase de reforzamiento no podía soportar la diferencia entre las 'cosas' del universo y los 'observadores' que las hacían 'colapsar'. En el fondo filosófico los observadores estaban hechos de otra sustancia -o al menos la contenían- la voluntad, y eso era tan místico como otorgarles alma a los observadores y por lo tanto todo pasaba a no tener sentido alguno. Hay un montón de supuestas paradojas que se estuvieron discutiendo mientras se forjaba la mencionada interpretación. La más importante es la EPR, pero la más popular es la del gato de Schrödinger. En la paradoja del gato, un efecto cuántico imprevisible, la desintegración de un elemento radioactivo, se amplifica hasta superponer el gato en dos estados, muerto y vivo dentro de una caja cerrada -en realidad en una caja aislada del resto del universo, sería lo correcto. Las ecuaciones dejan claro que el gato efectivamente debe estar vivo y muerto a la vez, como en el cartel que he añadido al principio del artículo, pero, ¿qué pasa cuando 'abres' la caja -si es que es posible cerrar una caja para aislarla del resto de universo y luego abrirla, claro-? ¿Ves un gato muerto y vivo a la vez? En la interpretación de Copenhage el acto de mirar, obliga a las partículas del gato a decidirse sobre si son parte de un gato muerto o vivo. Absurdo para mí, de hecho el gato mismo a mí me vale como observador y ya debería haberse colapsado así mismo, lo que te lleva a la conclusión de que el gato tiene una cualidad mágica, la de colapsar la realidad y en cierta forma transformarse en una deidad... habría que meter a Bohr en una de estas cajas por la herencia que nos dejó.

Por suerte no tardé demasiado en toparme en una revista con una breve descripción de la interpretación de muchos universos y muchas mentes, del poco afortunado y apreciado maestro Everett. Pero las quejas sobre las conclusiones de la separación de los universos son razonables, y en particular me preocupaba la probabilidad cero que claramente se deducía para la existencia concreta y específica en la que yo estoy. Tardé muchos años en darme cuenta que la ecuación de Broglie implicaba una conclusión sorprendente y consoladora: si la longitud de onda de vibración de la función de onda asociada a cualquier componente material es inversamente proporcional a su momento -en el fondo a su contenido energético- y si esta longitud de onda representa -como es- su 'vibración' y en el fondo de los separados -no idénticos- que son sus estados simultáneos de existencia, el objeto más grande posible -el cosmos- tendrá la variación más pequeña, es decir, que la mayor parte de los universos paralelos son... bueno, el nuestro básicamente. Esta conclusión era la pieza último que me faltaba para aceptar plenamente la interpretación de múltiples mundos.

Durante años he esperado a que la interpretación de Copenhage cayese en el olvido. Algunas personalidades como Penrose -al que considero tan equivocado en casi todo, que me leo todos sus libros para poner a pruebas mis ideas sobre la existencia- directamente odian la cuántica y su cualidad de indeterminación y publican aberraciones sobre la incoherencia de todas las interpretaciones de la cuántica posible intentando así demostrar que simplemente es filosóficamente incorrecta -de hecho en 'El camino a la realidad', la crítica más burda es la que hace a la interpretación a múltiples mundos. Hasta hace muy poco, y para mi tristeza, variaciones modernas de las ideas de Bohr eran las más populares y en el día a día parece que la idea de la decoherencia, era lo más aceptado. La decoherencia se aproxima a lo que he dicho antes de la ecuación de Broglie, pero si leéis el anteriormente mencionado libro de Penrose veréis como no explica nada en realidad.

Por fin, en los últimos tiempo he empezado ya a escuchar voces y leer artículos en los que se trabaja sin más con la teoría de los múltiples mundos. Hoy en la serie que ponen en Discovery Max presentada por Morgan Freeman uno de los científicos ha sido bien claro: 'las ecuaciones sólo dejan margen para la existencia de múltiples mundos'. Me ha hecho feliz y por eso este artículo.