Páginas

25.1.15

Seguimos con algo de cenizas metalizadas

Ya estoy dándole una última revisión al siguiente proyecto de la lista Mundos de Cenizas. En cuánto la termine se lo voy a pasar a una amable revisora que ya he usado como editora antes - si alguno más quiere editar, que me ponga un mensaje o conteste a este hilo. Después de eso, creo que simplemente lo subiré a Amazon como viene siendo habitual con mis otras novelas a un precio ridículamente pequeño. Ya sabéis dónde encontrar mis obras: aquí o en cualquiera de las otras páginas de Amazon si es que tenéis usuarios de otros países.

Mientras tanto os dejo una viñeta del comic que inspiró los dos personajes principales y del que creo que sólo he leído un numero BattleChasers, una auténtica locura híbrida que no leí pero que me dejó la cabeza llena de ideas locas y mestizas.

24.1.15

Propósitos de año nuevo... un poco retrasados

Este año no he querido hacer propósitos de año nuevo hasta no pensarlos bien. De hecho incluso he hecho un excel con pro-contras, una valoración en varias dimensiones y una métrica.

:)

Sí, soy un friki. La cosa es que así me sale una lista de cosas que son 'realizables', que pueden interesar y que me pueden aportar un poco de sensación de utilidad.

Os dejo las primeras entradas de este excel:
  1. KhiYión
  2. Mundo de cenizas
  3. Bheex
  4. Genus
  5. Majunzú
Excepto 'Mundos de Cenizas' que es una novela, los otros son jueguillos de mesa que he decidido ir sacando en formato de imprimir y jugar. A la vista de la lista que ha salido, he decidido intentar algo que el -muy superior- Eximeno hizo un año, y sacar en esta clase de formato un juego de tablero al mes.

Y vamos a empezar con el primero de la lista, como no podría ser de otra manera. ¿Qué es KhiYión? Creo que la clasificación más adecuada sería la de juego abstracto, pero en realidad es una especie de ajedrez. La idea surgió cuando en mi campaña Akaram estuvimos una temporada jugando en una zona, al sur, de cultura similar a la oriental. Se me ocurrió entonces que debía existir juegos de mesa de aquella zona, y pensé en la idea de jugar con un dado. De ahí surgieron dos juegos que son variantes de damas o ajedrez pero a la que se le añade el azar de un dado de alguna manera.

El primer juego es KhiYión, en donde el dado -de seis caras- determina el número de acciones por turno que puede hacer el jugador. Como el ajedrez hay una pieza que es clave y al tiempo es casi inútil, un jerarca al que proteger hasta que cumple su destino. A diferencia del ajedrez no todas las piezas pueden comer a las demás y es la colaboración entre ellas la que permite la victoria.

El juego, el reglamento y las fichas las diseñé con powerpoint -que es casi lo único medio gráfico que sé manejar- y para que sea más accesible lo he subido aquí en formato PDF. Como siempre en todas mis obras podéis encontrarlo también en la lista de la derecha, esta vez en un apartado nuevo de juegos de tablero.

11.1.15

Esa mujer dura que no existe

Hoy he estado viendo la versión 2.0 de la película Ghost in The Shell, que se incluye en el pack 20 aniversario de la película original. ¡Gracias hermana por el regalo! No hay tantos cambios como estaba temiendo, pero a la vez la película ha envejecido mucho peor de lo que imaginaba.

Recuerdo que cuando vimos en su tiempo la película nos quedamos asombrados de las imágenes, de la acción, de la atmósfera, y aunque amo la obra original de Shirow (¡Ota, tío, vuelve al guión!)y me estremece la banda sonora, es evidente lo mismo que ha avanzado la técnica de animación desde entonces y no sólo eso... simplemente se nota envejecida. Ha sido un final de fin de semana un tanto nostálgico para un fin de semana un tanto apagado, en el que no he encontrado juventud suficiente en mi interior para centrarme en nuevos proyectos o si quiera terminar alguno antiguo. Pero no es eso de lo que quería hablar. No.

La verdad es que quería hablar de la mayor Kusanagi, el personaje principal del manga y de los animes. Y la diferencias tan abismales que se encuentran entre la mayor del manga original y la que aparece en todos los animes y en particular en las películas.

Patrulla Especial Ghost, que es cómo se llamó en España, fue el primer manga que compré y unos de los pocos que he comprado en mi vida (creo que tan sólo he comprado a Shirow y a Katsura). Desde las primera páginas quedé fascinado y completamente enganchado a la obra. Es densa, dura de entender, extremadamente rica en contenido y tramas. Hay muchísimas misiones, no sólo la trama principal y que en el fondo no es la mejor conseguida del manga. Y los personajes son intensos, complejos y contradictorios. Siendo el personaje principal la mayor Kusanagi -nombre falso seguro-, que me atrajo como la luz a las polillas. Representa a esa mujer de la que siempre me he acabado enganchando, fuertes, profesionales, de carácter, pero no con un fondo de inseguridad y carencias. Esa mujer de la que siempre he conseguido ser como mucho un Batou.

Pero Kusanagi no es sólo un soldado, ni una máquina fría de acción, al menos en el manga. Aunque se le supone que perdió su cuerpo original en un accidente de aviación -probablemente muy joven, tal vez con toda su familia- y lleva toda la vida dentro de cuerpos artificiales -algo que robé descaradamente para mi Layna Speedy, en el manga se percibe en ella a una mujer, una mujer dentro de lo posible normal, que bromea con sus amigos, mantiene una relación con otro agente de otra sección y que queda con amigas a montarse rollitos lésbicos virtuales. Se trata por lo tanto de un humano, con sus miedos y sus defectos, con sus odios y con sus pasiones.

Es dura pero divertida, profesional pero le cuesta renunciar a sus vacaciones. Una mujer a la que se puede amar, y a la que aman, al menos tres personajes del manga. Es, por eso, que recuerdo con disgusto su decisión final, lo que ocurre justo al final del manga o de la primera película. A pesar de sus dudas, claras sobre todo a medida que avanza el manga, sobre su propia naturaleza, su personalidad es humana en casi todos los aspectos. Su decisión final es en el fondo una renuncia a su humanidad.

Esto lo cambian en la primera película. Basta con mirar las caras de Motoko en la segunda de las imágenes que he incluido. En la primera, arriba a la izquierda, la del manga, parece una joven confiada y algo bravucona. Justo la siguiente es la de la película, en la que ha perdido ya la humanidad. Esos ojos están vacíos de alma.

En la película es como si hubiesen cogido lo más seco, duro y triste de todos los personajes y nada más. Esa elección le da un tono sombrío y demasiado místico a la obra, sin equilibrar con la humanidad y la jocosidad del original. Y esa elección luego se ha mantenido en casi todas la obras derivadas posteriores, contaminando incluso un poco el segundo Ghost hecho por el propio Shirow.

Una pena. La obra merece una serie de animación que sea mucho más fiel al espíritu original del anime, menos espectacular y más cálida, contradictoria y humana. Con todas esas cosas que hacen que la ame, yo, que me aburre Gibson y me parece una porquería Matrix.

Y no parece que vaya a cambiar. He encontrado un trailer de un MMORPG, que sólo contiene acción:


Y parece que un teaser de una nueva peli para el 2015 en el que la cara de ella no promete retornar algo de su humanidad: