29.11.15

Finalizado el nano del 2015



Completado el reto del nano de este año.

Ha sido una experiencia enriquecedora como siempre y esta vez me ha parecido especialmente compleja y a la vez interesante.

Ahora, como siempre, hay que dejar que repose un tiempo en un cajón y retomarla más adelante con un espíritu lo bastante crítico como hacer de ella una obra que merezca la pena ser leída.

Aquellos que quieran disfrutarla ya y que no quieran esperar ya saben dónde pueden encontrarla, en este gdoc.

22.11.15

En las nubes

Con no poca dificultad he vuelto a recuperar el ritmo y alcanzado las treinta y seis mil palabras. Cinco cuentos y un sexto que se acaba de cruzar y a adelantar a todos los demás. Más o menos estoy contento con lo que está saliendo, aunque no es lo que había pensado y lo cierto es que he de agradecerle al Capitán Sáez que se haya cruzado en el camino de los cuentos o hace ya tiempo que yo habría perdido la esperanza de darle coherencia a estas historias de locos con espadas y pólvora.

Por otra parte, a cambio, se ha estado apoderando del libro y me temo que ya no me queda otra que dejarle hacerlo. Espero que dado que sigo en escribiendo sin red y en directo a algunos os estén gustando estos cuentos.

8.11.15

Un poco retrasado, pero con flores

Voy un poco retrasado en la NanoWrimo pero tengo justificación... estaba cansado ayer.

:)

La verdad es que el cuento de la Expedición Sisebuto, se me está resistiendo y por suerte, se me ha cruzado la historia de la Niña Flores. Me ha gustado dejarla salir y espero que os guste a vosotros.

Como siempre, todo transparente y desnudo en este documento.

5.11.15

Dos cuentos y una semana

Tras una semana de participación acabo de terminar mi segundo cuento del libro de relatos que estoy escribiendo para la nanowrimo: 'Los Albán de Montrojo'.

Estoy bastante contento con el resultado, a pesar de que, como siempre pasa, el relato ha cogido sus propias riendas y ha ido por dónde ha querido. Lo que había de ser un relato a dos voces se ha transformado en un relato coral. Y lo que había de ser un relato de terror de una pequeña y humilde familia de remueve fangos ha resultado ser una reflexión sobre el poder y su decadencia.

Este año podéis leer el resultado en directo, incluso podéis verme escribir cada noche en este documento de google docs.

1.11.15

Empieza la nanowrimo

Esta noche han empezado a desparramarse letras de entre mis dedos para la absurda obligación auto-impuesta de la nanowrimo.

Para aquellos que no nos dedicamos profesionalmente a estas cosas -y que tampoco nos lo tenemos muy creído- esto de obligarse a escribir cincuenta mil palabras en un mes y creernos que estamos escribiendo una novela es una buena excusa para tener material con el que trabajar durante el resto del año. Sé que parece un poco absurdo pensar que con este esfuerzo maratoniano se logra auténtica experiencia literaria, pero como dicen casi todos los que han hablado sobre el oficio de escritor, la única forma de aprender es escribir, escribir, escribir y luego escribir.

Claramente no es lo mismo darse esta panzada de mil setecientas palabras diarias tan sólo un mes, que la constancia de quinientas diarias cada día de tu vida. Claramente no es lo mismo escribir como en la nano, sin mirar atrás, sin corregir, sin replanteamiento, que someterse a la disciplina de la autoflagelación cada tarde de lo que se ha escrito cada mañana. Pero, ¿qué otra cosa podemos hacer los que tenemos que ir cada mañana a la oficina y permanecer apartados de la literatura hasta la tarde o la noche?

Si os gusta escribir y no lo habéis hecho os recomiendo encarecidamente apuntaros a la nano. Aún estáis en plazo. Es la mejor forma de deshaceros de miedos y de complejos.
Y ya puestos haced como yo, y desnudaos en directo.