Páginas

8.1.19

Un hombre bueno (1): Triángulo de personalidades - Tutorial I7

En el anterior capítulo introductorio de este tutorial creamos un lugar y un personaje, Lycurgus. Si corréis el ejemplo en el IDE de Inform 7, veréis a Lycurgus dentro de su tienda, pero, ¿es eso lo que queremos?

Eso nos lleva a la discusión sobre la 'trinidad' de las obras interactivas. En las obras interactivas (incluso en un librojuego) siempre podemos distinguir tres entidades relacionadas: el interlector (el humano, el usuario, el jugador...), el narrador (el que cuenta la historia y, en el caso de ficción interactiva de comandos, el que responde los comandos) y la marioneta (el personaje al que le ocurre la historia, en nuestro caso Lycurgus). Estas tres personalidades se pueden relacionar de muchas maneras diferentes, pueden unirse entre ellas o no. Un ejemplo reciente es Bandersnatch de Black Mirror. En este caso el narrador es Netflix y su presencia es casi nula, pues muestra la historia visualmente; la marioneta es Stefan, al que le pasan todas la penalidades y, finalmente, el interlector (en este caso interespectador) es el que ve el capítulo. Y toda la obra habla de la relación entre el interespectador y la marioneta, que se resiste a ser manipulada, etc... En la mayor parte de las aventuras tradicionales la marioneta se identifica con el interlector, y el narrador contesta a sus acciones, a veces de forma neutra, a veces de forma didáctica o incluso burlona (véase El libro que se aburría).

¿Qué relaciones podrían establecerse entre esas tres entidades? Veamos casos:
  1. Verás lo que le pasó a este tipo (narrador / interlector / marioneta): en este caso alguien (un narrador) nos cuenta una historia en la que el interlector puede intervenir (tal vez aconsejar), pero la marioneta tiene una identidad propia. El ejemplo de Bandersnatch nos sirve para un caso de narrador casi inexistene, también podéis probar el esbozo de Berg para ver un caso mucho más extremo en la que las tres personalidades están presentes y juegan un papel.
  2. Vayamos de aventuras (narrador / interlector = marioneta ): este es el caso habitual de casi todas las aventuras conversacionales clásicas. La marioneta en este caso no es más que una extensión del jugador, suele ser anónima neutra y genérica (para que se identifique con facilidad el interlector con la marioneta), lo que muchas veces lleva al más que gastado arquetipo de la marioneta amnésica, que no sabe quién es ni dónde está. Un ejemplo clásico de esta opción es la propia aventura original o ROTA.
  3. Por favor, ayuda ( interlector / narrador = marioneta ): en estos casos la marioneta 'contacta' con alguien externo y le pide asistencia, ejecuta las recomendaciones (si es que las acepta) y cuenta los resultados. Este caso es el de todas las aventuras tipo lifeline.
  4. Escribamos juntos esta historia ( narrador = interlector / marioneta ): en este caso el narrador queda anulado porque son las propias elecciones del interlector los que conforman la historia, el sistema plantea lo más libremente posible las opciones y corre la simulación presentando las consecuencias en forma de reacción de la/s marioneta/s. El ejemplo más claro que se me ocurre es First Draft of the Revolution, que es una obra que me encanta. Creo que es una opción muy poco explorada e interesante, pero aquí la interfaz por comandos va muy forzada, por lo que probablemente Inform 7 no sería la mejor opción.
  5. Te está pasando ( narrador = interlector = marioneta ): no sé si se puede conseguir esta unidad completa si no es un entorno de realidad virtual o juego de primera persona, En cuanto la interfaz fuese mediante descripción de texto el narrador tenderá a separarse y acabarás haciendo el caso número 2. Yo intenté aproximarme a este caso en Hierba tras el cristal en donde la marioneta (Layna) se narra a sí misma y por eso el narrador habla ¡en primera persona! Para acabar de completar el egocentrismo exagerado de esta marioneta respondona, a veces establece autodiálogos con una voz que no deja de ser una parte de su cabeza, o sea discute con ella misma. En tal contexto el interlector queda constituido como una parte de la propia Layna, es algo así como una parte más de su cabeza a la que se le van ocurriendo 'ideas' que probar. El resultado es divertido y en su momento llamó mucho la atención, aunque no sé cuánta gente se dio cuenta de esta ruptura de paradigma. Por otra parte no es un 'Te está pasando' puro, es un ejemplo un tanto forzado que no queda del todo mal.
Antes de poder escribir más líneas tenemos que decidir qué relación hay en nuestro caso entre el narrador, el interlector y la marioneta. Es decir, cuál de los casos anteriores es el que va a usar nuestra historia. Aunque Inform 7 puede usarse en cualquier mezcla de relación entre esas tres entidades viene por defecto con respuestas en las que se da por hecho que el interlector y la marioneta se identifican y que el narrador es lo más neutral posible. Esta elección no nos viene mal si queremos que el interlector se meta en la piel de un viejo artesano constructor de máscaras de teatro. Es decir, un clásico 'Vayamos de aventuras', tal vez dándole un poco más de color a la marioneta de lo que es habitual.

¿Cómo logramos la identificación de Lycurgus con el jugador? Simplemente cambiando la línea mostrada a continuación.


Fácil, ¿no? La importancia de esto es mayor de lo que parece. Para Inform 7 el 'jugador' es un personaje más de la obra, un 'person' como otro cualquiera y de hecho es posible cambiarlo a lo largo del devenir de la historia. Esto te permite crear obras en la que el protagonista pase de un personaje a otro (véase un estupendo ejemplo de esta técnica en Del otro lado).