Páginas

31.3.13

La Última Competición

Son más de las doce de la noche del día de finalización de La Ultima Comp y sólo tengo tres participantes que hayan entregado algo (bueno, y una broma de mal gusto completamente inaceptable). Uno de los autores -el único que parece que va a entregar un libro juego- me ha pedido que le permita extender un poco el trabajo para aprovechar el día uno, que es fiesta en algunas comunidades. Bueno, este autor y cualquier otro que no me quiera mandar una broma van a tener hasta las doce del sábado que viene para entregar lo que tengan. El domingo que viene publicaré las obras entregadas. Pero en cualquier caso considero que la competición ha sido un fracaso.

Ni la facilidad de uso de las nuevas herramientas de libro-juegos, ni mis apelaciones a mis viejos contactos, ni mi trabajo de difusión por las redes sociales, por foros y por otros medios no habituales han servido para atraer una cantidad razonable de participantes. Por ello, voy a dar por ganadores a todos los que han tenido la fuerza de voluntad de completar una obra en un tiempo que considero que ha sido más que suficiente. Enhorabuena a todos ellos, son los que merecen mi felicitación y mi respeto.

Lamento no haber podido hacer más por todo esto. En realidad ya consideré el resultado de la Monstruosa un fracaso hace ya muchos años, porque muy pocas obras fueron creadas ex profeso para la competición, y el que hubiese obras de calidad -muy pocas, como ahora- fue porque la competición tuvo la suerte de que habían ya obras que se estaban terminando o estaban terminadas y que coincidían con lo que se esperaba para la competición.

No sé si es la última competición de la comunidad de relatos interactivos hispánica, ojalá que no, pero desde  luego ha sido la última que yo intento organizar. Después del sábado mi relación con este mundillo se limitará a publicar en mi dropbox y anunciar por este blog las historias que me pidan a gritos ser contadas en un medio interactivo.

Han sido muchos años con cosas buenas y malas. Suerte a todos, y de nuevo felicidades a los que aún tienen narices de construir algo serio en este género.


23.3.13

Cuentos del cuarto de hora - Hoy la he visto en la red

Acabo de perder una apuesta y una amiga me ha pedido un cuento como pago. No estoy muy inspirado últimamente, pero intentemos la vieja técnica de escribir lo primero que salga en un rato de escribir.

------------

Hoy la he visto en la red:

Hoy la he visto en la red. Estaba muy cambiada. El tiempo nos afecta a todos y nunca nos hace nada de bien. Estaba muy cambiada, pero era la misma. Sus ojos aún son de un azul mediodía de verano, de ese tono que suena a olas y huele a sal con una pizca de alga. Su cara sigue siendo redonda como una hogaza de pueblo en su punto, blanca aún, un poco canela, de piel fragante y de miga blanda como la bondad de su corazón. Sus orejas budistas ocultas adecuadamente bajo su cabellera de falsa castaña, de rubia seria.

Sí, la he visto hoy en la red. Estaba en una esquina de una foto de otra persona, junto a un famoso de un programa que nos une por lo ideológico, aunque ella nunca creerá de mí que algo en lo ideológico nos una. Tenía una de esas sonrisas que en cualquier persona sería una sonrisa falsa, una sonrisa de foto, pero que en ella simplemente denota felicidad, simple felicidad por la existencia, por vivir liberada de la carga de lo absurdo y lo convencional. Ella ha logrado liberarse, yo sólo lo he pensado.Eso la hace superior a mí. La sonrisa simplemente da expresión a esa verdad.

A veces la recuerdo y pienso en la maga. Eso demuestra aún más su superioridad. Yo soy tan lamentable como el otro, es así. Sí, a veces la recuerdo, pero no hoy. Hoy no. Hoy no la estaba recordando, hoy simplemente la he visto en la red.

Creo que ya no debería verla en la red. Creo que ya va siendo hora de verla en la vida. Eso creo. Pero una parte de mí sabe que es una creencia falsa, una parte de mí, aún escucha el eco de sus quejas y sus acusaciones.

Ha estado bien verla hoy en la red. Otro día veré de romper toda esta sucia red.